Bomberos ante ola de bombazos

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Tras la detonación de un artefacto explosivo en un vagón del Metro el pasado 13 de julio, el Gobierno invocó la Ley Antiterrorista para la investigación del hecho. La persecución del Ministerio Público no incluye aquellos artefactos empleados para el robo de cajeros automáticos.

Según los estudios, la colocación de bombas aumentaría en fechas emblemáticas (29 de marzo, 22 de mayo, 11 de septiembre, entre otras), así como en las cercanías de fechas en que se dan a conocer fallos judiciales relacionados, precisamente, con imputados por porte y colocación de artefactos explosivos, tanto en Chile como en el exterior. Estas fechas son conocidas por la policía, la que toma los resguardos necesarios para la protección de inmuebles y entidades que son blanco habitual de los grupos rebeldes; como también refuerza las medidas de seguridad en el accionar del contingente que presta servicios en la población. ¿Bomberos cuenta con dicha información y hace lo mismo para resguardar a sus efectivos? Al parecer no.

La presencia de  bombas, detonadas o  no,  son procedimientos netamente policiales. El manejo de artefactos explosivos requiere capacitación e implementación especiales, ambas en manos de la policía uniformada, específicamente el GOPE.

La llegada de Bomberos en primera instancia y su accionar en un lugar donde ya se ha producido una detonación, debiese enmarcarse en un procedimiento pre definido, el que puntualice que se actúe en contención perimetral de fuego -si lo hubiese-, evitando el trabajo en la zona misma de la explosión. Por ejemplo, los procedimientos policiales para un caso similar establecen el trabajo del GOPE en esa zona, antes de que ingresen Labocar, SIP, u otro grupo investigativo. El GOPE no sólo debe revisar el artefacto detonado, si no que debe verificar que no exista un segundo artefacto aun inactivo.

Para el caso de Bomberos se debiese proceder de la misma forma, aunque haya fuego.  Ante una explosión ya ocurrida, nada garantiza que no ocurra una segunda detonación. Bomberos también debiese estar familiarizado con el resultado de las investigaciones de las fiscalías, pues en ellas se ha logrado establecer los diferentes tipos de contenedores que se utilizan para el soporte de las bombas.

El ojo aguzado de los peritos policiales puede detectar, o al menos sospechar, de recipientes que parecen inofensivos y que, en algunos casos, forman parte del paisaje, lo que los hace pasar inadvertidos. Los efectivos de Bomberos, en tanto, por la naturaleza de las emergencias a las que concurren habitualmente tienden a ingresar con prontitud a un lugar y aplicar agua, ventilación o remoción, según corresponda, sin discriminar en detalle respecto de los elementos presentes en el sitio del suceso.

Las guardias nocturnas de las compañías de bomberos son las más expuestas a este tipo de situaciones, toda vez que el principal horario en que han sido instalados los explosivos va entre las 23:00 y las 01:00 horas. Según el estudio, 49 artefactos fueron instalados en este horario.

Panfletos, rayados, tipo de institución afectada, y las fechas calendario, entre otras muestras, son claros indicios que debiesen ser considerados y cuidadosamente observados, tanto por el oficial a cargo al momento de arribar a un lugar, como por la Central de Alarmas al momento de inquirir detalles a quienes solicitaron la presencia de Bomberos. Finalmente, para las situaciones  de aviso de bomba, y mientras opera en el lugar el GOPE, es necesario que se cree una coordinación real entre Bomberos y Carabineros para que la primera de las instituciones mantenga personal en apresto, cercano al lugar, sólo como medida preventiva mientras que los policías realizan sus funciones, cosa que actualmente no ocurre.

Si la bomba explota, obviamente caerán los policías de la primera línea, en tanto que aquellos que custodian el perímetro resultarán contundidos. ¿Quién socorrerá a ese personal, quién extinguirá un fuego incipiente, quién solicitará la presencia de Bomberos ante esa situación de caos? La respuesta a esas interrogantes es el argumento para justificar la presencia de Bomberos en las inmediaciones. La coordinación interinstitucional es fundamental y demuestra profesionalismo a la hora de enfrentar este tipo de hechos.

En tanto, el accionar de Bomberos debe ser prudente y focalizado. La precaución y el autocuidado son las principales herramientas para proteger la integridad física de quienes concurren como primera intervención a este tipo de siniestros.

Fuente: http://www.15.cl/?p=2267

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×