Primera Compañia

Cuerpo De Bomberos La Granja – San Ramon – La Pintana

Primera Compañia - Cuerpo De Bomberos La Granja – San Ramon – La Pintana

Historia

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×


cropped-logorecortado.jpg

PRIMERA COMPAÑÍA GRANJA-SAN RAMÓN-LA PINTANA

“Sacrificio y Lealtad”
Fundación 10 de julio de 1950
Avenida Santa Rosa #6590 La Granja

 

Para empezar, se debe entender que hacer una reseña histórica de una Compañía, pronta a cumplir 60 años de abnegada labor,es tarea difícil. Más bien tarea casi imposible de cumplir al detalle.

Píenselo un poco: tratar de dejar en unas cuantas letras toda una vida que ha pasado dentro de sus cuatro paredes, las que han albergado la existencia bomberil de 329 personas en estas cuatro décadas y media, sin dejar de mencionar el esfuerzo  y sacrificio que en cierto momento aportó cada uno de ellos, sería pecar. De olvido involuntario.

Es mejor sólo mencionar los hitos más relevantes de esta riquísima historia de Bomberos. Corrían los primeros meses de 1950 y un trío de vecinos con visión de servicio y no satisfechos con lo realizado hasta ese minuto, se reunieron y acordaron dar los primeros pasos para la fundación de lo que sería hoy una de las Instituciones Bomberiles más respetada del Área Metropolitana, realizaron esfuerzos sobrehumanos y con la ayuda de otros a quienes convencieron, fundaron y dieron vida a la Primera Compañía y trabajaron duro con el fin de que sus raíces quedaran firmes, de manera que pudieran soportar el peso de esta gran obra en el futuro.

Muchas décadas de trabajo, tanto para la
Compañía, como para la Institución, han logrado que hoy en día este Cuerpo cuente con un parque de máquinasconsiderado importante: 6 carros bomba, 1 Carro de Rescate, 2 transportes de Comandancia, 1 Carro apoyo de Rescate, 1 Ambulancia.  Para llegar a esta cifra se debió sufrir y trabajar duro:Ford1926 conseguir el primer camión para que sirviera de transporte significó un gasto de $ 33.000.- pesos de la época, (había que transportarlo a él).  Después el viaje a Talca para conseguir la primera máquina, un Chevrolet año 27, en $ 300.000.- pesos de la época. Hasta hoy se recuerdan los rostros de quienes vieron con asombro ese chasis cubierto de tablones como piso y que orgulloso se llamaba Carro Bomba, el primero de La Granja, cuya muerte en el Cuartel de la antigua 2ª a Compañía tiende a la risa más que a lo trágico del suceso.   Después llegaría el Land-Rover, bautizado un 22 de Marzo y su maravillosa y más querida “Chabelita”. (Motobomba) arrastrada en su remolque, aquella que dio como se dice “Cancha tiro y lado” en un ejercicio en el Parque Cousiño frente al orgulloso Cuerpo de Bomberos de Santiago.
Después, en momentos en que se trataba la venida de carros americanos, nos llegó el Carro Nissan y por fin los forestales Ford, dados de baja en su país y que prestaron grandes servicios en el nuestro, aunque hubiera muchas veces que empujarlos para que salieran de los cuarteles.
Dejar de mencionar al monstruo, no se puede, también cumplió su ciclo en esta Compañía un Otto, el magnifico IFA, Carro químico y de especialidades, quién olvida su Monitor y su Cuerpo de Bomba fenomenal; la llegada del primer Berliet que presto servicios en la Tercera y que este año partió a seguir con su labor a otra parte de este Chile y por último el Berliet 82 en servicio y que ha dado a este Cuerpo las mayores satisfacciones; en todos ellos, la mano administrativa de un Primerino y en otros  que no se mencionan. Para qué hablar de los Cuarteles del Cuerpo.
El lugar en que hoy es levantado el Cuartel Primera Compañía albergó por décadas la casona patronal de la Viña Los Parrales y a posterior el Cuartel de la Primera que nació en oficinas prestadas y luego construyó su “rancha de tablas” en lo que es hoy el Liceo A N’ 104, el antiguo Cuartel General en calle Puerto Natales, la actual Comandancia y Cuartel General de Av.  Argentina, el Cuartel de la 4ª Compañía, el Cuartel de la 3ª Compañía, 2ª Compañía y 5ª Compañía, también en todos ellos la mano administrativa de un Primerino.

Bien lo dicen nuestras propias críticas internas, siempre un Primerino que ha ocupado cargos de Oficial General, ha sacado adelante a toda la Institución y se ha olvidado un poco de su propia Compañía; recién a 59 años de ser fundada, el tan anhelado Cuartel definitivo es una realidad, gracias a los aportes del Ministerio de Hacienda y la Ilustre Municipalidad de La Granja, quedará totalmente terminado en Marzo de 1996.Primera Compañía de La Granja, fundadores del Cuerpo, crisol en el que se acunaron la gran mayoría de las motivaciones institucionales v en el que dejaron con tesón su energía y su juventud tres generaciones de Voluntarios. Insisto, nombrar a los Cirer, a los Ghiardo, a los Lima, a los Bau y a tantos otros que dieron nombre y grandeza a la Institución, es desconocer el trabajo anónimo de muchos otros que creyeron en ellos y los apoyaron.  Por ello, en estos 45 años de vida, el homenaje es para él, el voluntario Primerino por sobre todo.  Lo dice la Historia, nosotros nacimos “huachos”, después sin saber serlo, fuimos padres y a 58 años recién empezamos a saborear los frutos de nuestra siembra. A UNA NOBLE COMPAÑERACada vez que se tiene una ocasión para celebrar y una fecha en especial, como ocurre en este 10 de Julio, uno evoca a los amigos del pasado, es un asunto de sentimentalismo el hacerlo, ello nos mantiene con nuestras raíces en tierra y mirando el futuro con optimismo. En estos 59 años, muchos amigos ya no están con nosotros, por diferentes circunstancias no podemos contar con su presencia y entre éstos uno muy especial, mas bien una, muy especial; aquella orgullosa y servicial, esa que cumplió en forma abnegada con lo que le pedíamos, esa que se resistió a morir hasta el último momento, me refiero a nuestra querida Chimenea.

Símbolo de calor de hogar en la Primera Compañía por más de 3 décadas, en ella se tejió gran parte de la historia de esta Institución, ante ella se tomaron infinidades de decisiones importantes y otras no tanto.  A su sombra se presentaron varios de los nuestros camino a la morada final, ella misma se resistió ante la pala y la picota, si antes hubiese podido hablar, cuántas confidencias podría habernos contado.
Quién no recuerda a dónde iban a parar las colillas del Cuartel, cuál era nuestro Correo y lo fue eficientemente, fue secador de ropa y de empapados equipos y cuerpos, cuántos inviernos resultaron más cálidos gracias a ella; por último, cuánta de nuestra historia no terminó sus días en ella, por falta de visión de Oficiales y Voluntarios. Increíble, cómo no recordarla hoy, Colillera, Secadora, Cartero, punto de encuentro, Símbolo Primerino.  Al recordar, evocamos a seres queridos que se han ido, al recordar sólo hacemos justicia y un poco de Historia.

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×