Previniendo incendios e intoxicaciones provocados por el mal uso de artefactos

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Con el arribo del período invernal y por ende el empleo de artículos de calefacción, es necesario extremar las medidas de precaución y prevención. Por tal motivo es importante conocer los detalles a tener en cuenta sobre este tema.

La labor de los bomberos va más allá de atender los siniestros, también es nuestra obligación educar a la población para prevenir los incendios y las intoxicaciones provocadas por el uso de elementos de calefacción.

Bomberos señalan que si bien los cuarteles cuentan con equipos preparados para actuar en estos casos, no siempre se llega a tiempo en situaciones de intoxicación, ya que el monóxido de carbono (el gas que desprenden estos artefactos) es difícilmente perceptible y actúa sin dar demasiado tiempo.

En este marco, es necesario tener en cuenta algunos ítems para evitar el riesgo de incendio en la vivienda

– Limpiar periódicamente las chimeneas de sus estufas a leña para evitar que el hollín que se acumula en ellas pueda tomar fuego. Esta limpieza puede llevarse a cabo con el empleo de cadenas u otro elemento, que al pasar por el interior del caño permitan que el hollín se desprenda.

– Alejar todo elemento combustible (ropa, cortinados, papeles, muebles, etc.) de los artículos de calefacción.

– Nunca lavar los pisos con solventes, parafina u otro combustible líquido, ya que los vapores de éstos pueden inflamarse con los calefactores ocasionando una explosión.

– Nunca deje las estufas a parafina en los lugares de paso, pues pueden ser descuidadamente volcadas por los mayores o los niños

– Si ocurriese un incendio en un calefactor a gas corte la llave principal de gas, la llave del calefactor o de la estufa.

– Es conveniente no emplear mangueras de goma para la instalación de artefactos de gas y reemplazarla por cañería rígida.

– Si se incendiase una chimenea (en aquellos lugares autorizados para su uso) trate de cortar el tiraje de aire, si ésta tuviese regulación intente cerrarle la entrada de aire del hogar/salamandra para que el fuego no se avive.

– En caso de derrame de combustible líquido (por ejemplo el vuelco de una estufa a parafina o kerosén) nunca intente extinguirlo con agua, pues desparramaría aun más el fuego dado que el kerosén flota sobre el agua.

– No dude en llamar a los bomberos ante cualquier principio de incendio, incluso antes de suponer que Ud. mismo puede solucionar la emergencia.

– Tenga el teléfono en un lugar fácilmente visible. El número es: 132

– Cuente con un extintor en su casa. Asesórese con el personal de la empresa si desea adquirir uno o saber cómo emplearlo.

En tanto, para evitar el riesgo de intoxicación en el empleo de elemento de calefacción, siempre es bueno tomar algunas medidas preventivas.

La principal causa es la intoxicación con monóxido de carbono, ya que es un gas incoloro, inodoro e insípido, y por ende imperceptible por los sentidos del ser humano, que en concentraciones relativamente bajas producen intoxicaciones agudas o la muerte. De hecho está comprobado que cada año en nuestro país perecen decenas de personas por esta causa.

Durante la respiración normal una persona inhala aire, el cual contiene cerca de un 21% de oxígeno. Este último es captado en los pulmones y transportado por la hemoglobina de la sangre al cerebro, para alimentar sus células y mantenerlas con vida.

Si en el aire hubiese monóxido de carbono, éste, por tener una alta afinidad con la hemoglobina, la saturaría impidiendo que el oxígeno se una a ella, con lo cual la persona afectada sufriría insuficiencia o ausencia de oxígeno en sus células cerebrales, lo cual podría causarle desde cefaleas para los casos de intoxicaciones leves hasta severos daños cerebrales, o la muerte para los casos críticos.

Siempre que un combustible se quema se produce monóxido de carbono. Cuando la combustión es deficiente la generación de este gas se intensifica, y si no se mantiene una ventilación aceptable dentro de la vivienda, su concentración puede llegar fácilmente a valores letales.

Hay que revisar por ejemplo que los pájaros no hayan hecho nidos que puedan tapar el escape de los gases de la combustión de estufas, calefones, termo tanques, etc.

– Cerciorarse que no existan fisuras, obstrucciones o roturas en los conductos de salida de gases

– Verificar que no existan pérdidas de hermeticidad en los calefactores sacando la cubierta del calefactor y revisando que la cámara de combustión no esté picada o desoldada. Siempre es necesario asesorarse con especialistas en el tema.

– Mantener una pequeña ventilación para asegurar que haya aire con oxígeno para respirar y para que la combustión se mantenga normal, ya que la falta de oxígeno no permite una buena combustión, lo cual desencadena en el desprendimiento de una mayor cantidad de monóxido de carbono

– No colocar estufas infrarrojas, catalíticas, de llama abierta o calefones en baños, recintos cerrados o dormitorios. Es aconsejable el uso de artefactos de tiro balanceado.

– Evitar la instalación de pantallas infrarrojas o calefones en los baños.

– No emplear un solo conducto de salida de gases para dos o más artículos de combustión, ya que puede ser insuficiente o los gases de uno pueden retornar al ambiente por el ducto del otro.

– Controlar que la combustión sea normal. La llama debería ser color azul para los elementos que funcionan a gas

– Asegurarse que el ensamble de los conductos de evacuación de gases sea el correcto

– Nunca conectar conductos de salida de gases de un calefactor con chimeneas de campanas extractoras, ya que éstas pueden apagar el fuego del calefactor o salir los gases de éste por la campana si ésta no se encontrase en funcionamiento.

– Ductos de salidas tiznados o manchados pueden ser indicios de pérdidas de gases de la combustión, especialmente verificar en las uniones

– Las manchas negras en paredes y cielorrasos cercanas al artefacto pueden indicar mal funcionamiento.

– Prever que las chimeneas tengan buena evacuación de gases a los cuatro vientos, ya que si no pueden no funcionar correctamente

– Controlar que la chimenea no esté obstruida con revoque, nidos de pájaros, etc.

– Observar que el sombrerete de la chimenea no se encuentre aplastado contra el caño como para no permitir la normal salida de gases.

– Asegurar el correcto funcionamiento del sistema del tiraje.

– En caso de intoxicación con monóxido de carbono, llevar a la víctima a un sitio donde pueda respirar aire fresco y trasladarla urgentemente al hospital.

Fuente: http://www.bombadecima.cl/

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×